Te enseño a hacer una hamaca...

En San Jacinto se crece devanando madejas, mientras del otro lado del patio, bajo un quiosco de palma, la abuela sube y baja hilos en un telar. Ese es su rincón de trabajo, escuchando el cacarear de las gallinas y topándose de vez en cuando con el gajo de “guineíto” manzano que siempre, por alguna razón, cuelga en toda la mitad.
La abuela pone la olla del café y manda a su nieto a comprar bolillos de sal, para que descanse de tanto devanar.

Imagen interna
Beatriz se estira, se soba la columna, y manda a buscar un poquito de café. Este es su trabajo, su elección de vida y gracias a eso permanece una costumbre que es orgullo de este pueblo, en el corazón de los Montes de María.
Destino de referencia

San Jacinto sabe a chocolate

Huele a lluvia. El camino hasta la finca se hace largo debido a los huecos en carretera destapada. Mientras el jeep anda, los viajeros nos contoneamos de un lado a otro, agarrándonos para no salir volando. A los lejos se ven las tonalidades en verde de las montañas y los árboles. De vez en cuando una rama entra de improvisto y nos hace agachar la cabeza.

Por la carretera van y vienen campesinos en sus burros, cargados de sacos. Viajamos desde San Jacinto hasta La Nasa, una finca a las afueras del pueblo, en el camino que comunica con la vereda Paraíso.

Destino de referencia

interna reseñas


Otros Destinos

01.

Está ubicada en la parte baja de la subregión de los Montes de María. A hora y media de...

02.

En 1812 fue elevado a nivel de Villa Meritoria. Esta población histórica se convirtió en unos de...

03.

En esta “Tierra de la Hamaca Grande”, vale la pena conocer el Museo Comunitario San Jacinto;...

04.

En esta tierra que fue habitada por las tribus Mocaná y Arawak, nació la emblemática India...