Santuario de Flora y Fauna Los Colorados

No es gratuito que San Juan Nepomuceno esté rodeado de montañas. El verdor que acompaña los alrededores de ese municipio tiene su culmen en las mil hectáreas de su principal atractivo turístico: el Santuario de Flora y Fauna Los Colorados.

Esa reserva debe su nombre al mono aullador colorado o rojo que allí se encuentra. Según Parques Nacionales, ese santuario tiene uno de los nichos de bosque seco mejor conservados de la región, el que es refugio para los organismos de dicho hábitat, como algunas poblaciones de primates y mamíferos. Es estación de aves migratorias y tiene reportadas más de 280 especies de aves.

Si le gusta la fotografía, allí tendrá el mejor escenario.

Entre los sitios recomendados para el visitante están el sendero interpretativo Planeta Bosque, el salto de Los Chivos, El Mirador, el arroyo Los Cacaos, la cañada del Escondido, la cueva del Tigre, la Piedra del Toro y el Tinamú.

Para llegar al santuario, hay que cumplir ciertos requisitos, entre los que se cuentan estar vacunado contra la fiebre amarilla con 10 días de anticipación a la entrada al parque, usar repelente y protector solar; no usar colonias (pueden atraer insectos, especialmente abejas y avispas): usar ropa de colores tenues y zapatos cerrados cómodos por el clima seco y porque se transita por arroyos. En época de lluvia se recomiendan botas pantaneras.

Cómo llegar: por vía terrestre, tomando la carretera Troncal de Occidente. Una vez se llega a San Juan, se puede acceder al camino de entrada, costado oriental del Santuario en moto o vehículo (5 minutos) o caminando (20 minutos) hasta la sede operativa donde se paga el ingreso, el cual depende de la temporada que se escoja.