Potencial ecoturístico

  • Crédito: Julio Castaño Beltrán.

 Los atractivos turísticos de Santa Catalina, último municipio de Bolívar, sobre la carretera de La Cordialidad se encuentran en los corregimientos de Galerazamba y Loma Arena.

A ellos se llega más rápido por la vía del mar que de Cartagena conduce a Barranquilla. Primero se encuentra Lomita Arena a la orilla de la carretera –donde se hace la parada obligada para degustar una deliciosa carimañola o la típica empanada con huevo-; sigue Galerazamba donde reina la flora y fauna. A simple vista dan la impresión de ser poblaciones muy tranquilas, pero al adentrarse nos damos cuenta que sus playas, ciénagas, manglares, hermosos paisajes, volcán de lodo y las salinas se constituyen en los mejores planes ecoturísticos de la zona.

Por todas estas bondades las autoridades apuestan a la potencialización de todos los atractivos que tienen estas poblaciones, en especial los 33 kilómetros de playas vírgenes, el Volcán del Totumo y la ciénaga, el proyecto del parador turístico y 420 hectáreas de bosque seco tropical de la hacienda El Ceibal, en Santa Catalina donde se encuentra la especie de Mono Tití Cabeciblanco.

Galerazamba -a 46 kilómetros de Cartagena- es un poblado pequeño, epicentro histórico, cultural y turístico. Testimonio que allí, en una época, se vivieron buenos tiempos. Llama la atención de los turistas encontrar en el parque central un monumento de la India Catalina, como testimonio del valor de este corregimiento durante la época de la colonización. También se puede visitar el Museo Etnoindustrial con sus valiosas piezas arqueológicas de los indígenas y la historia de la población, sus memorias, mitos y leyendas.

En este corregimiento aun se conserva la Casa de Huéspedes Ilustres –a pocos metros de las salinas- que sirvió de reclusión del General Gustavo Rojas Pinilla, durante su exilio en el 1957. Sus playas, no dejan de ser el mayor atractivo turístico y el Volcán del Totumo donde el turista podrá disfrutar la diversidad gastronómica de la región. Imposible desaprovechar la oportunidad de probar una mojarra frita con patacones crocantes en los restaurantes apostados en las faldas del volcán y practicar la lodoterapia. Un sitio para disfrutar. Por esta y muchas razones Santa Catalina de Alejandría es un sitio ecoturístico para disfrutar. Bienvenidos.

UN BOLÍVAR PARA VER Y CONTAR