La tierra de Los Colorados

  • Crédito: Julio Castaño Beltrán.

San Juan Nepomuceno, ubicado en el centro del departamento de Bolívar, es uno de los municipios pintorescos de los Montes de María. El espíritu de resiliencia de sus habitantes es uno de sus mayores patrimonios y eso lo convierte en una población apegada a la cultura y a las viejas costumbres y tradiciones.

Fue declarado municipio en 1870 y fue la Ordenanza 04 de 1970 la que lo dividió administrativamente en un sector urbano y seis corregimientos, a saber: San Cayetano, San Pedro Consolado, San Agustín, San José del Peñón, Corralito y la Haya, los cuales, a su vez, tienen una serie de veredas, donde se cultiva el mejor ñame de espina que sale de los Montes de María, entre otros productos agrícolas.

San Juan en fiestas

Ir a San Juan, por ejemplo, en época de Semana Santa se convierte en toda una experiencia para el paladar, porque es en esos días cuando afloran los mejores platos típicos de esa localidad. Tampoco hay que desaprovechar las celebraciones de fin de año, enmarcadas por sus fiestas en corralejas. Pero es sin lugar a dudas la cabalgata el principal atractivo por el renombre que ha tomado en los últimos años, por cuanto allí hacen presencia ejemplares de las mejores pesebreras de la Costa, los que brindan un espectáculo de gracia y majestuosidad.

Además, cada uno de sus corregimientos tiene, también, vida propia, representada en sus fiestas patronales, todas llenas de costumbrismo. En San Cayetano se celebra el Festival del Ñame en agosto; en San Pedro Consolado, las fiestas en honor a San Pedro y San Pablo, a final de junio; y en San José del Peñón ha tomado fuerza el Festival del Retorno, que se celebra los Jueves y Viernes Santo.

UN BOLÍVAR PARA VER Y CONTAR