Paraíso de las artesanías y el folclor de la Costa Caribe

  • Crédito: Luis Herran.

“Al llegar a San Jacinto notan que el pueblo es atento porque les brindan asiento y al poquito rato un tinto”. Razón tiene Rafael Pérez García, maestro de la décima colombiana. Esta es tierra de gente servicial y amable, gente orgullosa de su cultura y folclor, de sus hamacas multicolores, de sus mochilas, de su agricultura, de sus fiestas tradicionales, de sus Gaiteros de San Jacinto -Grammy Latino- y en especial, de su gaita -instrumento musical que les ha dado reconocimiento internacional-.

Sobre la Troncal de Occidente el colorido artesanal y el Monumento a la Tejedora llaman la atención y dan la bienvenida al turista que recorre casi dos horas desde Cartagena para apreciar de cerca las bondades de esta tierra montemariana.

Además de su ecoturismo, San Jacinto atrae a los visitantes por su producto estrella, la hamaca en algodón, y un sinnúmero de artesanías elaboradas a mano por sus propios habitantes que integran organizaciones artesanales y ofrecen productos de muy buena calidad a bajos precios.

La presencia de visitantes al municipio se ha incrementado. Gracias a alianzas con empresas de turismo, San Jacinto se encuentra entre las rutas seguras y recomendadas para viajeros, entre ellos los pasajeros de cruceros que arriban a La Heroica.

Tres rutas se ofrece a los turistas, incluyen: visita a los talleres de artesanos y al de instrumentos musicales; recorrido por el llamativo Museo Comunitario; compras por las tiendas artesanales; muestras folclóricas; subida al Cerro Maco; vista a los petroglifos; recorridos por senderos ecológico, y el espectáculo de los famosos gaiteros de San Jacinto, ganadores de un Grammy Latino por el mejor disco folclórico del año, entre otros destinos de interés...

Bienvenidos a la “Tierra de la Hamaca Grande” y paraíso de las artesanías y el folclor de la Costa Caribe colombiana.

Sugerencia: Llevar bebidas hidratantes, bloqueador solar, sombrero, ropa ligera sport y zapatos livianos.

UN BOLÍVAR PARA VER Y CONTAR